Circulo II: Lujuria

EN EL NOMBRE DEL PADRE

visibility

411.0

favorite

3

mode_comment

0


 La lujuria es el apetito desordenado e ilimitado de los placeres carnales. El término suele estar asociado al deseo sexual incontrolable, aunque, en realidad, también permite referirse al exceso o demasía de otro tipo de cosas. La lujuria se vincula con la lascivia, que es la imposibilidad de controlar la libido.  
Tradicionalmente, la lujuria es uno de los pecados capitales . Es propiciada por estados de amplia libertad sexual, dado que estos inducen a la relajación mental y física y a la disociación entre las finalidades del acto sexual (procreativa, de fortalecimiento de la unión afectiva y de satisfacción personal), así como a la preponderancia de la tendencia a la tercera por sobre la primera y la segunda.  
 En el segundo círculo del Infierno se encuentran aquellos que han pecado de lujuria . Dante condena a estos "malefactores carnales" por dejar que sus apetitos sobrepasaran su razón. Ellos son los primeros en ser verdaderamente castigados en el Infierno. Estas almas están condenadas a ser impelidas por un fuerte viento que las embiste contra suelo y paredes, las agita y las hace chocar entre ellas sin descanso, de la misma forma que en vida se dejaron llevar por los vientos de la pasión.  
  «Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas {despertadas} por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte. » Romanos 7:5
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo