Cap 23

Averno (YAOI)

visibility

186.0

favorite

2

mode_comment

1


-¡Buenos días princesa!
 
Dan se despertó de golpe, o más bien lo despertaron forzosamente tirándole un cubo de agua en la cabeza.
 
-¡¿Qué...?!- Dan se sobresaltó bastante. Empezaron a pasar los últimos recuerdos que tenía y frunció el ceño mientras miraba al hombre trajeado que le devolvía la mirada tras unas gafas de sol a pesar de estar en una habitación cerrada... y hacía girar el asa del cubo en su dedo como un niño.
 
-Hola, hola mi pequeño nuevo mejor amigo... ¿has dormido bien? ¿Mis hombres no han sido muy brutos? Espero que no- dirigió una mirada súbitamente seria hacia los hombres de la puerta que Dan enseguida reconoció como los cabrones que le habían puesto el collar. Se llevó la mano al cuello para comprobar que ya no estaba.
 
-¿Quién cojones eres tú?
 
-Jajajaja que carácter tienes, serás muy popular entre nuestros clientes... - lo miró divertido mientras le levantaba la cara para examinarla mejor. Dan intentó morderle pero este fue más rápido. -Oh, sí, mi nombre es Aaron... – su cara cambió totalmente, lo agarró por el pelo y le puso la cara contra el suelo, dejándolo inmóvil.- Y a partir de ahora seré tu jefe.
 
-¡Suéltame hijo de puta!
 
-Nah, primero tendrás un poco de diversión, o tal vez no- se rió por lo bajo- ¿ves a ese tipo de la esquina que parece un secretario? Pues ese me reportó que eras un Daemon y si es verdad... me harás ganar millones.-sacó un pequeño transmisor de la americana y le habló- Jonh, ven y comprueba al nuevo. -Pasó su dedo velozmente por la quijada de Dan, haciéndole rabiar. Aunque Dan no sabía cómo reaccionar, todos le parecían unos chalados que no hacían otra cosa que decir estupideces sin parar, aunque con todo lo que le estaba ocurriendo últimamente... ya dudaba de su propia salud mental, quizás todo era una pesadilla y todavía estaba en su cuarto del internado durmiendo.
 
La puerta se abrió y un hombre con bata que parecía ser médico entró en la habitación, acercándose a Dan con cuidado, sin decir nada. Obligó a Dan a darse la vuelta no sin antes luchar un poco con sus forcejeos, a pesar de estar esposado y ligado a la pared, todavía presentaba batalla. Lo hizo inclinarse hacia delante, dejando su culo totalmente expuesto, Dan se revolvió con furia.
 
-Si no te estás quieto todo será peor.- la voz calmada del supuesto doctor por alguna razón le... ¿transmitía serenidad? No sabía por qué pero dejó de revolverse y se relajó casi al instante.
 
El doctor introdujo un dedo, tanteando las paredes del interior de Dan en busca de problemas pero tras unos minutos de examen el doctor se levantó, haciendo que Dan volviera a tensarse.
 
-Si esperabas que fuera virgen tengo malas noticias para ti Aaron, a demás- se giró a mirar a Dan.- este chico no ha tenido buenas experiencias precisamente... sugiero que lo tratéis con cuid...
 
-Ya, ya... vuelve a tu habitación Jonh.- Prácticamente lo echaron de la habitación pero el doctor se limitó a obedecer. Se dirigió a Dan.- ¿Estabas tranquilo verdad? Jonh también es un Daemon, digamos que tiene el poder de amansar a las fieras como tú jajajaja .- Dan desvió la mirada humillado.
 
El tipo llamado Aaron le hizo una señal a uno de los hombres para que se acercara.
 
-Trae a Dorian y no tardes.- El hombre salió disparado de la habitación, se podría decir que hasta con miedo de la posibilidad de ser castigado por Aaron.- Tú... espero que te portes bien, Dorian es el mejor Daemon del que disponemos y si le pasa algo- se acercó hasta su oído y le susurró- Preferirás estar muerto antes de llegar a mis manos.
 
Aaron se alejó unos pasos, dándole espacio y dejando a Dan bastante encogido, aunque a simple vista Aaron no imponía físicamente por su constitución delgada... tenía algo que a kilómetros te decía que era muy peligroso, la clase de persona que solo se ve en las películas de mafiosos y... Aaron le recordaba a Matt. El recuerdo del pelirrojo estremeció a Dan y este intentó pensar en otra cosa mientras miraba a su alrededor. Una habitación pequeña, sin ventanas y una cama extraña con demasiados extras, parecía salida de una película porno de sadomaso.
 
-Emm... He... He traído a Dorian...
 
Dan miró a la puerta, de donde procedía la temerosa voz del hombre que tan altivo se había comportado horas antes pero Aaron le dificultaba mucho la visión. Aaron se acercó a la puerta con movimientos calculados, haciendo que el hombrecillo se alejara consciente o inconscientemente... Aaron se detuvo frente al tipo llamado Dorian, que Dan todavía no podía ver por la perspectiva. Aaron se dio la vuelta en su dirección acompañado de un sonido metálico... que Dan enseguida identificó como cadenas y confirmó en cuanto avanzaron un poco.
 
El hombre llamado Dorian tenía un grueso collar en el cuello enganchado a una cadena con la que Aaron lo arrastraba en su dirección y tan solo llevaba unos simples bóxers negros que no dejaban mucho a la imaginación. Dan se sorprendió al ver lo atractivo que era con un cuerpo hermoso y musculado... pero algo sobresalía de su pelo castaño, algo que se enroscaba a ambos lados de su cabeza... ¿cuernos? Sí, unos elegantes cuernos similares de una cabra montesa.
 
Sus miradas se cruzaron, la azul glacial de Dan con la verde intensa de Dorian, una segura y otra asustada.
 
-Dorian, ya sabes qué hacer.- Aaron salió con sus hombres de la habitación y cerró la puerta con llave.
 
Dorian se rascaba la cabeza mientras se acercaba a Dan.
 
-Realmente no quiero hacer esto pero si no lo hacemos tendremos problemas los dos. Tú solo relájate y piensa en tu novia o algo.-Soltó la cadena que ataba a Dan a la pared para llevarlo, aún esposado a la cama.
 
-¿Por qué me hacéis esto?- Dorian lo miró con lástima y le apoyó la mano en la cabeza removiéndole el pelo.
 
-Tú también eres un Daemon, ¿verdad? Bueno, así es como ellos nos llaman... Y realmente no tiene mucha importancia que lo seas o no, el resultado es básicamente el mismo. Por lo que sé te puedo decir que estamos metidos en un centro de prostitución bastante ilegal.
 
-¡¿Qué?!
 
-¿Acaso no te habías dado cuenta? Eres bastante ingenuo, ¿no?- Dorian se rió por lo bajo mientras Dan desviaba la mirada.- No puedo decirte que no va a pasar nada y que todo saldrá bien... pero si te comportas no lo pasarás tan mal.
 
-¿Y qué se supone que haga?- Dan no quería creerse lo que estaba pasando y estaba a punto de echarse a llorar por la frustración- ¿Tengo que dejarme follar por putos viejos?- Esperaba que le dijera que eso no iba a pasar, pero su silencio lo inquietó aún más.
 
-Será mejor que comencemos... no te preocupes, soy muy bueno en esto.-no lo dijo con orgullo precisamente, lo dijo como el que dice "se escribir", sin importancia, como algo metódico.-Lamento no poder quitarte las esposas, solo aguanta.
 
Dorian hizo que Dan se echara completamente en la cama y empezó a acariciarle el cuerpo con gentileza. Dan al principio se resistía pero era más por reflejo que porque le desagradara y Dorian se dio cuenta, comenzó a buscar los puntos más sensibles de su cuerpo para estimularlos, intentando darle el mayor placer.
 
Dorian lamía por todas partes mientras Dan se retorcía en la cama y gemía. La excitación era latente en ambos y Dorian ascendió hasta sus labios para besarlo profundamente... Era muy bueno, a demás de ser guapo y hábil, un pequeño oasis en ese actual infierno que Dan vivía donde no había lugar a la amabilidad ni el remilgo. Se miraban a los ojos con deseo y Dorian en seguida llevó su mano a el miembro erecto de Dan, masajeándolo con firmeza y de vez en cuando tocando su culo para empezar con el siguiente paso. Dorian le hizo levantar las caderas, colocándolo sobre sus piernas para poder dilatarlo correctamente. Empezó poco a poco con toda la paciencia del mundo, dejando que se acostumbrara a sus dedos, añadiendo uno tras otro hasta que estuviera lo suficientemente relajado y dilatado.
 
Dan estaba totalmente aturdido y se dejaba llevar por completo, eso no se parecía nada a lo que había vivido con Matt... Alzó sus manos esposadas y las pasó por encima de su cabeza, teniendo cuidado con los cuernos colocándolas alrededor del cuello de Dorian, sujetándose a él y buscando sus labios inconscientemente. Dorian le respondió enseguida mientras sacaba su miembro de los bóxers y lo colocaba entre sus nalgas, frotándose y gimiendo junto a Dan.
 
Mientras masajeaba el miembro de Dan para distraerlo, Dorian comenzó a introducirse en su interior lentamente para disminuir el dolor, Dan al principio se quejaba pero el constante toque envolvía su mente evitando cualquier pensamiento coherente... sin dudas era totalmente diferente a las estocadas de Matt, Dorian había conseguido que lo disfrutara de verdad y esto quedó demostrado cuando Dan llegó al clímax y Dorian le siguió no mucho tiempo después.
 
La puerta se abrió de golpe, pillando por sorpresa a ambos, Aaron apareció en la puerta y en un parpadeo sacó una pistola y disparó a Dan entre ceja y ceja, haciéndolo caer al suelo como un muñeco sin vida.
 
-¡¡Joder!!¡ ¿Qué demonios estás haciendo Aaron?!- Dorian se levantó de la cama enfurecido y le gritó en la cara. Había sido un buen susto.
 
-Cálmate.- le agarró por el paquete haciéndolo encogerse.- Si lo que me han contado es verdad... no morirá por esto. Si se equivoca... tomarán su lugar-lo señaló con la pistola.
 
-¿Pero qué tonterías estás diciendo..?
 
Dorian caminó hasta Dan para observarlo, sus ojos azules estaban abiertos con sorpresa en una expresión desgarradora con un agujero en la frente... que se estaba cerrando poco a poco. Dorian estaba muy sorprendido pero no podía estar alegre por Dan, si tenía esa clase de poder este lugar será un auténtico infierno para él.
  • Ibmte-image Ibmte - 10/08/2019

    Joder, al fin disfrutó el pobre

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo