Una historia de zombies

Géneros: Humor, Suspense, Terror

La historia trata sobre como se inicia el final del mundo en un holocausto zombie

Una historia de zombies

Una historia de zombies

visibility

496.0

favorite

0

mode_comment

6


Prologo
Era un domingo como otro cualquiera, aburrido sin más, yo no era nadie especial, no destacaba en ningún aspecto, pero no sé porque yo sobreviví.
Hace ocho años el mundo se fue a la mierda, empezó todo como una historia más sobre gente que mataba a gente como de costumbre en mi país.
Nadie daba crédito a las noticias ¿Cómo iban a pensar que era verdad? Si yo a día de hoy no me lo puedo creer. Gente devorando a más gente.
Se oían historias como la que ocurrió a 15 kilómetros de mi hogar, una discoteca a las tres de la madrugada 200 personas bailando la música lacra de mí tiempo el reguetón. Las puertas de emergencia no funcionaban bien, nadie sabe cómo ocurrió, pero yo supongo que era por una mala raya de coca que se  alguien metió.
La gente que sobrevivió conto que un chico joven empezó a morder indiscriminadamente a la gente, y esta mordía a más personas, solo han sobrevivido 4 personas de todas las que había ¿pero quién se va creer esas cosas?
Historias de este estilo fueron corriendo como la pólvora por las calles de España, la gente cogían todos los víveres que podían, yo vivía en un internado ya que mis padres me abandonaron siendo muy joven pero no me gusta hablar de mi vida... Ya que mi vida no importa en este punto de la historia.
Me gustaría contaron como poco a poco se fue el mundo a la mierda, mi ciudad es de apenas 200.000 habitante pero poco a poco ese número se fue quedando más y más pequeño. Hasta el punto que ahora estoy solo rodeado de zombies...
Llevo muchos años solo, intentando huir pero mi gran pregunta es:
¿Adónde huir si todo el mundo está igual?
Hace 4 años que no he visto ningún ser vivo que no le brote de la boca un hedor a carne putrefacta, sobrevivo como puedo ¡Benditas latas de conservas que duran años!
Ahora mismo estoy viviendo en un sótano, tengo suficientes víveres para aguantar años, pero me siento muy solo, la única compañía que tengo es mi soledad, y últimamente ni caso me hace… que vida más triste tengo jajá.
Llene mi mochila con 4 latas de comida, dos botellas de agua, recogí una lanza casera que hice con dos cuchillos de cocina y un palo de 1.70 metros de largo.
No hay armas de fuego, solo encontré una y lo único que logre con ella es perder a mi única compañía…
Moví el armario que bloquea la salida y salí al exterior, eran las 10 de la mañana la imagen era tremenda, se podía observar como la naturaleza había recuperado en tan pocos años todo el terreno que le habíamos robado.
No me gustaba mucho el exterior ,porque siempre acababa igual yo huyendo y una manada de zombies pisándome los talones , la última  vez pase 2 semanas metido en un maletero, la suerte que tuve que son seres sin inteligencia,
Lo único bueno de este apocalipsis zombie es que ya no hay contaminación alguna, el aire tiene una pureza increíble da gusto llenarse los pulmones.
La calle estaba demasiado tranquila, solo podía ver un par de zombies, pero no tendría ningún problema con ellos, continuo la larga vía, mi objetivo eran 12 km hoy.
En mi niñez iba  a un centro comercial donde me pasaba el día leyendo libros y escuchando música, cuando me lograba escapar de mi cárcel particular.
Mientras andaba hacia allí, *empecé a recordar el día 0, ese día teníamos una excursión a una empresa de maquetas la directora del centro era una maniática de los trenes, y como le gustaba torturarnos nos llevaba para su satisfacción personal.
Yo como siempre lograba escaquearme, durante la visita me escape como de costumbre me fui al centro comercial. En la entrada estaba Laura las vendedoras de cupones de siempre. La cual siempre que me veía me lanzaba una sonrisa, me acerque a ella y le dije:
-¿Qué tal el día, vendes mucho?-
-Lo de siempre Saúl ¿Y tú ya vuelves hacer  de las tuyas?
Con una sonrisa picarona le conteste y entre en el centro comercial, el guardia de seguridad nunca me quitaba el ojo de encima, debía de pensar que soy un ladrón de guante blanco , que asco de estereotipo , solo por ser huérfano ya tengo que robar , que mal hizo Disney con sus películas.
Mire en mis bolsillo para ver si me había acordado de coger el dinero que había ganado el día anterior jugando a las cartas con mis hermanos adoptivos obligados, los cuales no le gustaba que les ganasen y que habitualmente me partían la cara , como ya os conté no tenía ninguna habilidad lo cual nunca me ayudaba en nada.
Por suerte tenía 10 euros, en este mundo solo tenía un vicio, el cual me dominaba, los dulces, no había día que no me tomara unas gominolas o chicles pero tranquilos que hoy no va ser diferente, me cogí una bolsa enorme de gominolas, donde se podían observar dedos, nubes, chicles melón, fresas y una gran variedad de dulces.
Aunque parezca mentira soy un chico bastante atlético, normalmente tenía que huir de mis hermanos adoptivos obligados así que por supervivencia tenía que ser veloz.
Iba devorando las gominolas leyendo comic de Mortadelo y Filemón, si lo sé son comics antiguos, pero que queréis que os diga me hacían gracia, no me juzguéis.
Terminaba siempre sentado entre estante y estante riéndome a carcajadas, con las putadas que le hacía Mortadelo a Filemón.
Cuando me quise dar cuenta ya me había zampado toda la bolsa de chucherías y sintiéndolo mucho tenía que volver al internado, aunque no me apetecía mucho aguantar a la directora, ya que me iba a castigar severamente.
Cuando salía del centro comercial el paisaje había cambiado, se veía a la gente corriendo detrás de gente, La vendedora de cupones le estaba arrancando la cara al tío de seguridad, me asuste y me dije a mi mismo:
Era un cabrán clasicista pero ¿Qué coño está pasando aquí?
Laura me miro con una mirada vacía, de su boca brotaba girones de ropa y sangre, era asqueroso. Se lanzó sobre mí, logre escapar de ella de un buen salto. Me deslice sobre la carretera pasando por debajo de los coches aparcados.
Mi mente no entendía muy bien lo que estaba pasando, Laura era una buena persona y ahora parecía que se hubiera metido algo y estuviera en un viaje muy chungo psicotrópico.
No recuerdo por cuantos coches pase pero estuve unos 12 minutos debajo de ellos, por supuesto se lo que pensáis, ¿Si tan atlético era porque no corres?
Me entro el pánico, mis piernas no me obedecían, en el internado había un chico, delgado pelirrojo, que me llevaba muy bien con él, que siempre decía en situaciones peligrosas piernas para que os quiero.
Pero por lo que veo esta vez las piernas no me querían a mí, volviendo a escena, Laura ya no la oía, debió de irse pensé, suevamente salí debajo del coche y mire el panorama.
Los gritos parecían sacados de la noche de los muertos vivientes, solo se podía ver sangre y más sangre, esta vez mis piernas me obedecían, salí huyendo del lugar, pero mirase por donde mirase solo hacia gente devorando a más gente, puta droga pensé.
La policía les disparaba, pero eran como mantequilla, les pasaban los disparos pero continuaban como si nada, hasta que los devoraban, no me gusta tener que decir esto, pero esta situación me está dando un hambre, empiezo a pensar que necesito ayuda.
Logre llegar al internado, parcia que allí no había llegado el brote de muertos, yonkies o lo que coño fuera esto, llegue a la puerta de mi cuarto y antes de girar el pomo, se me lanza encima la directora, con los ojos fuera de sus cuencas.
Estaba más irritada que de costumbre, empecé a darle patadas al grito de quita loca, logre zafarme de ella y entre en mi habitación, corrí la cómoda hacia la puerta, pero como siempre metí la pata.
Hice lo único que no había que hacer nunca, obstruir la única salida, ya que no lo dije pero estaba en un tercer piso y a no ser que ahora supiera planear lo tenía muy jodido para salir así.
Si, lo se tengo un lenguaje muy vulgar, ¿pero cómo estaríais vosotros en mi situación?
Compartía mi habitación con dos chicos más, los cuales estaban metidos debajo de la cama como dos motas de polvo. No me acerque a ellos, la gente me estaba dando mal rollo, si antes de esto los odiaba ahora con más razón.
Me preguntaban qué había pasado, a lo que les dije que alguien se metió algo raro, o algún virus de algún tipo, fui al baño y busque algo con lo que poder armarme, y a no ser que usara una toalla mojada, no tenía con que defenderme.
Entonces se oyó un fuerte golpe, la directora entro en el cuarto como si se tratase de una redada, se lanzó a por mis dos compañeros, ahora tenía dos opciones salvarlos o huir, obviamente me fui dejando que los devorase vivos.
Sé que no estáis de acuerdo con que los abandonase pero no tenía nada, solo podía ver como los devoraba, así que salí huyendo como alma que lleva el diablo*
Volví de mis recuerdos, no me sentía muy orgulloso de lo que hice pero tenía que sobrevivir continuara……
  • Aquiles21-image Aquiles21 - 20/04/2019

    Jajaja metete a mi wattpad, ahí sí te puedo mandar mensajes privados, te lo dejo más adelante para no saturarte aquí.

  • Luna nueva-image Luna nueva - 19/04/2019

    Es que ando preparando exámenes de enfermería y dispongo de poquito tiempo mañana o pasado subiré algo nuevo y muy bonito :)

  • Aquiles21-image Aquiles21 - 17/04/2019

    Cuidado con la ortografía y la gramática, amiga, ¡no dejes de escribir! Ya se te extraña por estos rumbos.

  • Aquiles21-image Aquiles21 - 17/04/2019 place

    De tu tiempo: reguetón. Usa dos puntos para ejemplificar y así.

  • Aquiles21-image Aquiles21 - 17/04/2019 place

    Cuidado con usar mucho el "yo"

  • Aquiles21-image Aquiles21 - 16/04/2019

    Nunca sé en que libro comentarte, jajaja, deberíamos tener un chat, así es más fácil xD Pero es lindo ver comentarios jajajaja ¡Un saludo! Gracias por felicitarme <3

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo