La Historia De Un Payaso Triste

Géneros: Misterio, Suspense, Tutoriales y autoayuda

Una corta historia donde nosotros somos el protagonista y por lo tanto decidimos desde que punto de vista verla para identificarnos.

Google

La Historia De Un Payaso Triste

visibility

539.0

favorite

0

mode_comment

1


El despertador suena. Te levantas de la cama y caminas adormilado a duras penas por el pasillo. “Otro día más...” piensas, mientras te diriges a la cocina a desayunar. Te preparas el desayuno y lo tomas mirando a la blanca pared de la cocina. Ya casi te sabes de memoria los trazos del mismo azulejo blanco de la pared, el mismo que cada mañana.
 
Vas a clase, haga frío o haga calor. En otoño, invierno o primavera, da igual porque el camino es el mismo. Ves gente que va y viene, gente que se cruza, la misma de siempre, con sus mismas caras de siempre. ¿Qué pensarán? ¿No se aburrirán de hacer siempre lo mismo? Quizás sí, o quizás no, pero lo que está claro es que ellos pueden pensar lo mismo de ti en ese momento.
 
Llegas a clase y saludas a tus compañeros, echas unas risas y te sientas en tu pupitre a esperar a que llegue el descanso. Mismos profesores de siempre, mismos compañeros. Para tu suerte, quizás lo que se hable hoy en clase no sea lo mismo que lo de ayer, quién sabe. Pero sonríes, porque sabes de sobra que si no sonríes, será peor.
 
El descanso llega y charlas con tus compañeros, ríes, cuentas historias, o incluso comentas la película o serie de la noche anterior. Al menos, ahora tu vida no parece tan monótona ni aburrida como parecía ser cuando te levantaste de la cama. El timbre suena, y hay que volver a las aulas. Quizás la fortuna te sonría y cambies de profesores, quizás haya algo que te saque de tus pensamientos y te entretenga, o quizás simplemente, todo siga exactamente igual. ¿Y tu cara? Pues con una sonrisa, como hasta ahora...
 
Vuelves a casa y te espera tu familia con los brazos abiertos como siempre, en sentido figurado, claro... Es tu familia, ¿qué se puede esperar? Comentáis el día juntos mientras coméis, habláis del tiempo, o yo qué se... No conozco a tu familia, tan sólo conozco a la mía. Todas las familias hacen lo mismo, así que no creo que cambie en mucho...
 
Vas a quedar con tus amigos por la tarde, pasarás un buen rato, reirás, saldrás a la calle, irás a tomar algo, o nada más que será un pasatiempo relativamente corto, porque todo termina. Pero al menos, ya habrás hecho algo en todo el día que te saque de la normalidad y te dé en qué pensar o qué contar cuando vuelvas a casa.
 
¿La cena? Pues igual que la comida pero más ligera. Mismo lugar, misma familia, misma cara y para qué negarlo, prácticamente la misma programación en la televisión, pero ante todo, misma sonrisa.
 
Te vas a la cama, pensando en el día siguiente. “Otro día más...” te repites una y otra vez mientras estás tumbado. Pero algo ha cambiado, ya no tienes la misma sonrisa que has tenido durante todo el día.
 
Porque tú sabes que en realidad no eres feliz. Porque sabes que esa aparente felicidad es una apariencia y nada más. Porque en realidad sólo tú sabes que esa sonrisa no ha sido nada más que una fachada, que aunque parezca que por fuera todo son risas, en realidad por dentro todo son lágrimas y tristeza. Porque esta historia en realidad es la historia de un payaso, y porque yo tan sólo soy eso, un payaso triste...
  • Yarmell-image Yarmell - 12/04/2019

    Está historia la compartí junto con otros amigos hace ya varios años en Wattpad.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo