Cap 35

Averno (YAOI)

visibility

233.0

favorite

4

mode_comment

1


Cóndor y Hans podían oír como el público aplaudía con esnobismo mientras la última puerta se abría y unas chicas prácticamente desnudas, solo con un número colgando de un collar, iban pasando de una en una, tratando de ocultar su cuerpo inútilmente ya que estaban con las manos atadas a la espalda. Sus caras lo decían todo, sin duda estaban aterradas y conforme iban entrando en la arena se iban apelotonando lo más lejos posible de los luchadores encadenados, lo que viene siendo en el centro.
 
-Solo espero que no se ceben mucho con ellas... fíjate, algunas ni tendrán los dieciocho...- Hans hablaba con dolor, como padre de una hija que no querría por nada del mundo ver a su pequeña en una situación así.
 
Antes de que Cóndor pudiera decirle nada empezó a entrar gente de nuevo.
 
-Vaya, cada vez que veo a estos chicos están peor que la última vez, sin duda la rama masculina es la que peor lo pasa, uf no me gustaría estar en su lugar brrrr- Hans se estremeció exagerando un poco y miró a Cóndor que estaba blanco como la cal y una expresión de susto total.- Cóndor... ¿hola?
 
Hans siguió la mirada de Cóndor que le condujo hasta un chico de cabello negro, algo demacrado, lleno de cicatrices y una cara de mala hostia que asustaba, Hans no lo había visto antes así que tenía que ser nuevo, volvió a mirar a Cóndor interrogante.
 
-Cóndor... ¿Estás bien?- Ya empezaba a preocuparse de verdad cuando escuchó un hilillo de voz por parte de él.
 
-Dan... ¿por qué...?-la voz le salía tan apenas, como un suspiro angustiado.
 
-Espera...¡¿ese Dan?!- Cóndor asintió débilmente mientras miraba a Dan acompañar al resto de chicos al centro de la arena.- Tío, eso sí que es mala suerte...- Lo miró Hans y después buscó a sus compañeros colgados en las paredes que no tardaron en devolverle la mirada, entablando conversaciones sin decir nada.- Tranquilo Cóndor, te ayudaremos.
 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
-Qué os parece la nueva mercancía?- Aaron se apoyó en el borde del palco para ver a sus asustados productos apelotonarse.- Tenemos un par de incorporaciones que podrían interesaros, esa chica por ejemplo, puede doblar las partes del cuerpo a su antojo, imagina las posibilidades y esa otra tiene saliva afrodisíaca.- Puso su mano en el hombro de Edgar pero este no le estaba escuchando para nada.
 
Mat se levantó de su asiento, se frotó los ojos disimuladamente por si su vista le estaba jugando una mala pasada y señaló a Dan.
 
-¿Cuánto por él?- Mat fue seco y totalmente directo, estaba bastante sorprendido de encontrárselo en aquel lugar pero aún más sorprendido estaba de lo que acababa de decir.
 
-¿Por la fierecilla?- Aaron sonrió calculador y puso su cara de zorro,- Ahora mismo no está a la venta, solo escucho ofertas, aunque solicitarlo por una noche es otra historia, claro... Últimamente es muy popular pero claro, no es de extrañar, ¿quién no querría pasar una noche pudiendo desahogarse del todo? El no morirá hagas lo que hagas...- Aaron se cruzó de brazos pensativo.- No sabéis la de dinero que me he ahorrado en mercancía para los fetichistas más extremos...
 
-¿Cómo?- Mat estaba bastante confundido, no recordaba nada así pero... ¿A quien le importaba?-Tu dame un precio, joder.- Mat lo agarró por el cuello de la camisa amenazador.
 
-Bueno, no te alteres, hablaremos de ello después... ¡Oh!, mira qué hora es...-Aaron se escabulló como pudo para ir a su sitio privilegiado como presentador y encendió el megáfono.
 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
-¡¿Qué ocurre?!
 
-¿Quiénes son esos?
 
-¡¡Sacadme de aquí!!
 
Dan estaba rodeado de gente igual de jodida que él... Todos estaban asustados, preocupados y pegados unos a otros a la espera de lo inevitable. Los inesperadamente numerosos hombres que estaban encadenados a las paredes también estaban inquietos pero no por las mismas razones, Dan buscó a Dorian con la mirada y lo encontró enseguida, abultaba mucho más que el resto y fue relativamente fácil dar con él... La cara de Dan debía ser muy obvia porque pudo leer en los labios de Dorian un "tranquilo", Dan le puso mala cara como diciendo "A, claro, estoy muy tranquilo, esto lo hago todas las mañanas antes de desayunar" El megáfono volvió a sonar, Aaron carraspeó y dio por empezado el evento.
 
-Esta vez, como pueden ver damas y caballeros... Tenemos bastantes caras nuevas y otras no tan nuevas... Y no solo eso, para evitar la poca acción de los últimos meses hemos reducido el número de presas para los depredadores encadenados... ¿No es emocionante?- Aaron rió con sorna, provocando una ola de aplausos que lo animaban.- Muy bien, que comience la caza.
 
Un timbre sonó por toda la arena, los grilletes que mantenían a los luchadores se abrieron y todos comenzaron a correr hacia las indefensas víctimas, las chicas enseguida empezaron a caer bajo los más rápidos, no importaba lo que corrieran, ellos las alcanzarían y así ocurrió.
 
Pero el caos tan solo acababa de empezar, los luchadores se peleaban para poseer a las chicas al igual que animales en celo y terminando igual que en la naturaleza, solo el más fuerte tendría su recompensa. Pero claro, aquellos que eran derrotados no tardaban en buscar a otra víctima... y ahí es donde entran las últimas opciones, los chicos.
 
Dan al principio se las apañaba corriendo y dando buenas patadas a todo aquel que se acercaba, esperando a que Dorian lo alcanzara, tenía algunos problemas para pasar aquella maraña de gente... Y en un pequeño descuido de Dan este fue empujado por uno de los luchadores, quedando en una posición bastante desventajosa, lo tenía sujeto por los brazos en su espalda, atrapando sus piernas y manteniéndolo inmovilizado contra el suelo.
 
-No te vas a escapar de mí putito.- el hombre se lo espetó y no tardó en pasar a la acción.
 
Manoseaba su culo como si quisiera hacer pan con él, el contacto era simplemente asqueroso y bastante descuidado, era un maldito animal. El tipo empezó a frotarse contra Dan hasta que estuvo preparado para sacar su miembro goteante y pasárselo entre las nalgas, Dan intentaba sacárselo de encima pero en aquella posición era totalmente imposible, tampoco podía gritar y mucho menos pedir ayuda... El luchador ya estaba intentando forzar la entrada cuando un puñetazo limpio lo mandó como a cuatro metros de distancia, dejándolo K.O. al instante. Dan se levantó apresuradamente muy angustiado y con la respiración entrecortada, se giró y allí estaba Dorian.
 
-Perdón por la tardanza...- Dorian estaba molesto consigo mismo por no haber llegado antes, tenía unas ganas locas de patearle el culo a ese tipo hasta China... Miró a Dan.
 
-Dorian...- Dan se acercó a él con lágrimas en los ojos y hundió la cara en su pecho, Dorian notó el suspiro aliviado de Dan y lo abrazó para tranquilizarlo.
 
Pero ese instante de relajación que habían conseguido se fue rápidamente a la mierda cuando un proyectil humano pateó en el costado a Dorian, mandándolo al suelo de plancha.
 
-¡¿Pero qué...?!- Dan dio unos pasos atrás totalmente alerta y vio un grupo de hombres corriendo hacia él.-¡Mierda, Dorian!- Los luchadores lo rodearon y Dan se preparó para lo peor. Uno de ellos se adelantó, era bastante atemorizante, con una cicatriz bastante impresionante en la cara y parecía aún más fuerte, lo miraba con una cara muy seria... estaba jodido.
- Muy bien, ya estás a salvo.- le dio una palmada amistosa a Dan en el hombro y sonrió complacido.- ¡Cóndor, ya lo tenemos!- Chilló hacia un lado y en pocos segundos apareció entre los hombres.
 
-¿Cóndor...?
  • Ibmte-image Ibmte - 10/08/2019

    AAAAAAAAAHHHHHHHHH Ya, me calmo

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo